La inflación se puso de moda…nuevamente

El periodista Oppenheimer publicó un artículo en el cual se pregunta si los países de Latinoamérica que están sufriendo un proceso de inflación creciente van a “contagiar” a sus vecinos o sólo se trata de casos aislados. Evidentemente este tema no es exclusivo de la región; el FMI en su Outlook del mes de (clic acá para leerlo en español) también plantea la cuestión inflacionaria como “el” tema del momento, conjuntamente con el menor crecimiento de la economía. Las proyecciones del organismo internacional son decrecientes para la tasa de crecimiento del PIB mundial (del 5% de 2007 al 4,1% para este año y 3,9% para el 2009) y crecientes para la variación de precios en los países desarrollados (2,2% el año pasado frente a un 3,4% para el 2008) y los países emergentes (6,4% en 2007 y 9,1% para el próximo).

 

¿Cuáles son las causas de este aumento de los precios a lo largo del ancho mundo?

1. Muchos enfocan la causa en el incremento del precio de los commodities (alimentos, petróleo, etc). Es la teoría de la inflación de costos: si aumentan los precios de insumos claves o importantes en la estructura de producción eso generará un aumento en los precios de los bienes y servicios finales que utilizan dichos factores. Pero esto es imposible porque si los empresarios que usan estos insumos más caros intentaran “trasladar” al consumidor este incremento de costos deberíamos observar dos efectos: en caso que el consumidor estuviera dispuesto a pagar el aumento de precio comprando la misma cantidad de unidades que antes necesariamente debería surgir una reducción de precios en aquellos bienes que no podrían ser más demandados por el mismo consumidor. Es decir, si pago más por el mismo producto entonces, como mi ingreso es limitado, podré comprar menos de otros bienes. Y el precio de estos bienes debería reducirse como consecuencia de la rebaja en la demanda. Pero no es esto lo que está sucediendo en el mundo: no sólo aumentan los precios de los commodities, sino que también el resto de los bienes y servicios de la economía

2. Otra causa podría ser una reducción generalizada en las cantidades de todos los bienes y servicios del planeta. Si se reduce la oferta de todos y cada uno de los productos a lo largo del mundo entonces los precios de todas las cosas subirían, reflejando la mayor escasez. Entre los años 1990 y 1999 el PIB mundial creció a una tasa del 3,2% anual. Entre 2004 y 2007 la tasa de crecimiento superó anualmente el 7%. No parece que la oferta de bienes haya caído como para que los precios suben por esa causa.

3. Volvamos a las fuentes: la política monetaria. En los países emergentes los agregados monetarios han venido creciendo a tasas superiores al 15% anual desde el año 2000, subiendo un escalón más en los dos últimos años al 20%. Y en los países desarrollados la cosa no ha sido muy diferente. En la zona del Euro el M3 (medios de pagos de la economía) ha venido creciendo desde un 5,5% en 2004 al 12% anual de 2007. Lo mismo ha sucedido con la Reserva Federal y la expansión del dólar: desde mediados de 2000 a mediados de 2008 el M2 ha subido a una tasa promedio anual del 6%.

 

No busquemos causas donde no las hay: la inflación actual es consecuencia de una expansión monetaria creciente. Si a eso le agregamos que probablemente en muchas regiones del mundo la gente está huyendo de sus monedas locales o del dólar como reserva de valor internacional y trasladándose a otras divisas entonces tenemos el cuadro completo. Una combinación de caía de la demanda de dinero y aumento de la cantidad de dinero generan aumentos de precios a tasas crecientes.

Las implicaciones de la construcción de un Metro

El matutino Siglo XXI  de hoy nos señalan que el Vicepresidente Espada anunció en Santo Domingo, República Dominicana,   que el gobierno piensa construir un Metro para la ciudad de Guatemala.   Coincidentemente,   el matutino Prensa Libre de hoy anuncia  que los contratistas de Covial (Fondo de Conservación Vial) han comunicado su decisión de parar las obras de mantenimiento de las carreteras del país por falta de pago de parte del gobierno.    El Metro de Santo Domingo es un proyecto de unos 16 kms que le dará servicio de transporte masivo a los 2 millones de ciudadanos de la ciudad de Santo Domingo a partir del 2008.    Su costo inicial estimado de US$700 millones se calcula que llegará cercano a los US$ mil millones (un millardo) cuando esté terminado.

Veamos las implicaciones de este proyecto.   Lo primero es quien lo hace.   Si lo va hacer el gobierno,  ahí estamos en problemas ya que,  o nos endeudan más,   o nos querrán cobrar más impuestos con todas las implicaciones que dichas opciones tienen.   Segundo,  pensemos en  el sobrecosto de dicho proyecto si lo dejamos en manos del gobierno.   No digamos de la corrupción que engendraría dicha obra.   Tercero,  si no tenemos para medicinas en los hospitales ni para el mantenimiento de las carreteras del país,  es difícil pensar en un proyecto de esta envergadura.

Ahora bien,  mucho mérito tendría si los gobernantes logran convencer a la inversión extranjera (del país que sea, no importa)  que ellos pongan el dinero y ellos lo construyan.  Entonces si sería un gran paso.    Un gran paso para Guatemala (por la enormidad del proyecto y de la inversión) y  un gran ejemplo de que empresas multinacionales confían en nosotros.  Soñar nada cuesta.