La crisis de deuda de los países europeos

La semana pasada fue una semana de mucha volatilidad en los mercados financieros según lo pudimos ver en todos los medios noticiosos.  La falta de estabilidad se debió al pesimismo que existe entre los inversionistas de que Grecia no pueda pagar su deuda según lo señala el día de hoy el matutino Prensa Libre.   Esa situación (de cese de pagos por parte de Grecia)  representa una amenaza de que se de una nueva recesión  como la que se dio en el 2008,  ésta vez impulsada por la crisis de deuda de los países de la zona del Euro.    Para tratar de calmar la situación,  se reunieron los representantes de los 20 países más poderosos del mundo (el llamado G20)  y consensuaron una declaración en la que se comprometieron a dar “una respuesta fuerte y coordinada”  a los desafíos que afronta la economía global, según continúa  el matutino.   Veamos qué implicaciones tiene esa declaración.

Grecia es motivo de preocupación  ya que está cerca de un ‘’default’’  o cese de pagos.   Eso significa que ya no puede pagar su deuda.    Lo que realmente les preocupa  son los bancos a los cuales  Grecia les debe dinero.   Esos bancos están en los países fuertes de la zona del Euro y los afectaría enormemente si  Grecia deja de pagar su deuda.   Por eso es que andan buscando una ‘’respuesta fuerte y coordinada”  ya que los afectaría a todos.

Lo anterior nos señala que ningún país puede endeudarse indefinidamente.   Diversos  países europeos durante décadas decidieron gastarse la riqueza que habían acumulado repartiendo  beneficios y granjerías a sus ciudadanos hasta que llegó el tope del endeudamiento.   Por similar camino va EEUU, cuya deuda ha aumentado astronómicamente y no han logrado levantar su economía a pesar de los diversos “ paquetes de estímulo’’…  esencialmente porque la receta para salir del problema es más y más gasto gubernamental (como si el gobierno creara riqueza).    Como hemos podido ver a nuestro alrededor,  el  gobierno no crea riqueza,  sólo la cambia de manos;  si no fuera así  los países más ricos serían los socialistas ya que ahí todo lo decide el gobierno.    Como decía alguien:  el socialismo funciona mientras dura el dinero de otros.   Ojalá los países latinoamericanos tomemos nota de todo esto.   Si los países ‘’ricos’’  no pudieron con tanto gasto gubernamental,  a nosotros el “día del juicio” nos llegaría mucho antes.

Cuánto y a quién deben los PIIGS

En Libertad Digital el economista Llamas realizó un breve estudio pero extremadamente útil e interesante: quiénes son los bancos que han comprado títulos soberanos de los países llamados PIIGS (Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España), cuántos títulos han comprado, cuáles son los plazos de dicha deuda, etc. La situación actual es complicada: los estados europeos hay financiado sus déficit fiscales mediante emisiones de títulos y gran parte de éstos han sido comprados por bancos europeos. Una reestructuración de la deuda estatal de Grecia, Italia, España, Portugal o el que fuera significa reconocer una pérdida en el activo de los bancos, con los problemas patrimoniales que ello tiene (un menor activo para hacer frente a los mismos pasivos significa un menor patrimonio). La disyuntiva en la cual se encuentran los gobiernos europeos es o dejar que, en el caso actual, el gobierno griego reestructure su deuda (afectando el patrimonio de los que “apostaron” comprando deuda griega) o que el Banco Central Europeo continúe brindando asistencia financiera (o sea, emitiendo euros) al estado griego para continuar pagando intereses y capital de una deuda extremadamente enorme para la economía griega (afectando a los tenedores de euros). ¿Cuál alternativa prevalecerá? Tengamos en cuenta que el proceso de decisiones políticas está habitualmente sesgada hacia concentrar los beneficios y socializar los costos. Si esto se repite para este tema es más probable que se tome la segunda alternativa más que la primera.

Los nuevos ”ultrabooks”

Primero fueron las laptops:  computadoras que podíamos llevar de un lado para el otro pero pesaban más de cinco libras.   Luego vinieron las netbooks.   Mucho más livianas pero con poca capacidad de procesamiento y de memoria.   Luego vinieron las tablets:  se podían llevar a todos lados pero no eran una computadora en todo el sentido de la palabra.   Ahora vienen las ‘’ultrabooks’’ ,  un término usado por primera vez por Intel en la Feria Computex en mayo de este año.   Los ‘’ultrabooks’’  son computadoras delgadas,  livianas y bonitas según lo señala la revista PC World Magazine.

Lo delgado de estas nuevas máquinas es posible por los nuevos procesadores de Intel y, debido a estos mismos procesadores (que consumen menos energía),  la batería tendrá una duración de alrededor de siete horas.   Hasta ahora,  si ud quería una computadora delgada, liviana y bonita;  tenía que comprar una MacBook Air pero….eran muy caras.

A partir de este fin de año ya habrá competencia ya que vienen cinco marcas de ‘’ultrabooks’’:  la Asus UX21, la Toshiba Portegé Z830, la Acer Aspire S3,  la Lenovo IdeaPad U300s y la Samsung Series 9.    Si va a pedirle una computadora a Santa Claus para Navidad,  esto es lo que le recomiendo.   Haga el link y verá lo que viene en camino.  Viva la competencia.

400 mil millones más

La FED anunció ayer que para continuar ayudando a la recuperación de la economía comprará 400.000 millones de dólares adicionales en bonos del tesoro (Estado federal), hasta junio de 2012. La intención, continúa la minuta, es mantener las tasas de largo plazo en niveles bajos. De las 10 personas que participaron del “cónclave” del comité, 3 votaron en contra. El año pasado la compra de títulos soberanos anunciada fue de 600 mil millones de dólares. ¿Resultados? Nulos. Mientras que en el primer trimestre de 2010 el PIB crecía, anualizado, al 3,9%, para el primer trimestre de este año lo hacía al 0,4%. En términos de desempleo los números no son favorables tampoco: mientras que para fin de 2010 el nivel de la tasa de desempleo se ubicaba en 9,4%, el mes pasado (agosto) estaba en 9,1%. Igual.

 

La FED va perdiendo mes a mes mayor confianza y margen de maniobra, con su política monetaria expansiva con el supuesto objetivo de reactivar la economía. Quizás por eso los montos de compras de deuda pública hayan bajado: de los 600 mil millones a los 400 mil millones. ¿Qué pasará en junio cuando la economía siga, en el mejor de los casos, aletargada y estancada? ¿Qué apoyo tendrá la FED para una nueva ronda de estímulo monetaria cuando la tasa de desempleo continúe en los niveles actuales? Recordemos que estamos a 14 meses de la elección presidencial y que para junio ya estaremos en plena campaña electoral, con las primarias de ambos partidos lanzadas. ¿Qué hará Bernanke, el presidente de la FED, si nuevamente fracasa en su billonaria compra de títulos públicos como mecanismo reactivador? Porque tendrá que enfrentar ya su tercer fracaso (QE1, QE2 y este anunciado hoy) a 5 meses de las elecciones. Será una situación complicada no sólo para Bernanke sino también para el presidente Obama, si es que la economía luce como hoy, con alto desempleo y estancada.

 

Esta nueva ronda de estímulo, menor a la anterior, quizás es la última “bala de oro” que tienen Bernanke y sus compañeros del comité que vienen apoyando la política de monetización de la deuda pública (recordemos que si el gobierno emite deuda es porque tiene déficit fiscal).  De fracasar nuevamente esta política la posición del presidente de la FED (ni hablar de Obama, cuya popularidad es del 40% y el nivel de rechazo mayor al 50%) será muy frágil. En el lugar de los empresarios norteamericanos (y del mundo), que son los que todos los días se juegan su capital, ¿ud qué haría frente a este panorama? Porque la posición que fije el banco central emisor de la principal moneda planetaria no es neutral en la economía.

Los republicanos y la FED

Los principales líderes republicanos en el Congreso de EEUU le enviaron una carta al presidente del banco central del mismo país para solicitarle que no continúe con la política de expansión monetaria y reducción artificial de la tasa de interés. ¿Show político o convencimiento verdadero respecto a las consecuencias que provocaría la continuación de la política monetaria de la FED? No lo sabemos. Pero al menos son más señales respecto a lo que podría ser el futuro en materia monetaria si el partido republicano ganara las elecciones presidenciales del año próximo. Los políticos republicanos no dejan de ser políticos. Muchos de ellos, en funciones en la actualidad (gobernadores, representantes y senadores) han apoyado al ex presidente Bush y su irresponsabilidad fiscal (que después siguió Obama y el partido demócrata). Pero la posibilidad de una mayor inflación, repudiada por el votante norteamericano, quizás esté provocando un sentimiento en los políticos republicanos a favor de un ajuste fiscal y monetario en serio. Por ahora son señales, palabras. Pero es para ir tomando en cuenta e incorporarlo como una posibilidad con mayor probabilidad de ocurrencia en el futuro. ¿Qué significaría en términos de la tasa de interés que regula la FED? Observen el gráfico, cuando el presidente del banco central, Paul Volcker, decidió llevar la Federal Funds Rate a casi 20%.

Yaron Brook: reformas o colapso

El presidente del Ayn Rand Institute, Yaron Brook es contundente en esta entrevista: “el problema es filosófico en la cultura que vivimos y si no hay un cambio de fondo habrá un colapso de la economía”. “A menos que no cambiemos la perspectiva sobre el rol del gobierno el resultado será un colapso económico, en cinco, diez o cuarenta años”. Cinco minutos y medio donde Brook afirma las causas del probable colapso y, también, los valores que deberían prevalecer en la cultura de la sociedad para evitarlo.

Los sistemas jubilatorios estatales: un esquema Ponzi

¿Qué es un “Esquema Ponzi”? Así lo define la wikipedia: “…es una operación fraudulenta de inversión, que implica el pago de prometedores o exagerados beneficios. Esta estafa consiste en un proceso en el que las ganancias que obtienen los primeros inversionistas son generadas gracias al dinero aportado por los nuevos inversores que caen engañados por las promesas de obtener grandes beneficios. El sistema sólo funciona si crece la cantidad de nuevas víctimas”. Bueno, en el programa de Napolitano se explica por qué el programa de seguridad social (jubilaciones estatales) es un engaño como el esquema Ponzi. Michael Tunner escribió también al respecto. Robo legal diría Bastiat. El engaño se resume así: los beneficios que cobran los jubilados en el presente se financian con los impuestos que hoy pagan los contribuyentes que hoy están trabajando en el mercado formal; estos últimos pagan (en realidad el Estado los obliga a hacerlo) con la expectativa de que en el futuro, al momento de jubilarse, el Estado les pague sus beneficios previsionales. Cuando estos sistemas estatales coactivos se iniciaron el flujo de ingreso era varias veces mayor que los flujos de salida, ya que había pocos jubilados que cobraban del sistema estatal y muchos trabajadores activos que aportaban; la relación, digamos, era de 8 a 1 (8 trabajadores por cada jubilado). Hoy en día aquella relación ha descendido (asciende la expectativa de vida, la gente vive más tiempo, la tasa de nacimientos cae, etc.), hay 2 o 3 trabajadores por cada jubilado. Y en el futuro habrá una relación 1 a 1. Al momento de iniciarse estos sistemas, dado que las cajas previcionales eran superavitarias, los beneficios prometidos eran los que se hacían efectivos. El problema se genera cuando la relación entre aportantes y beneficiarios disminuye. Si al jubilado se le ha prometido un beneficio de, por ejemplo, el 60% del salario promedio en la economía entonces harán falta 3 trabajadores que aporten el 20% del salario promedio. Pero si la relación aportantes/beneficiarios baja entonces las promesas no podrán cumplirse, ya que la carga tributaria sobre los trabajadores que pagan al sistema no puede subir indefinidamente, hay un límite económico que superado comienza a generar evasión tributaria, menores incentivos a trabajar, quiebras en las empresas, etc.

 

Estamos, entonces, frente a un esquema engañoso y fraudulento donde el Estado ha prometido beneficios que no podrán ser asumidos por el sistema previsional estatal. Por ahora los gobiernos tratan de “tirar la pelota afuera”, “hacer tiempo”: prorrogar la edad de retiro, otorgar incentivos monetarios a aquellas personas en edad de retirarse para que posponga la decisión y continúe trabajando, subir los aportes previsionales o reducir marginalmente los beneficios. La solución de fondo es la reforma del sistema, permitiendo que las personas puedan decidir voluntariamente dónde destinar sus ahorros que, al capitalizarse a lo largo de décadas, puedan sostener el consumo de los años de retiro. En algún momento los gobiernos de los países occidentales desarrollados tendrán que tomar decisiones en este sentido. La incógnita es si la ciudadanía apoyará el cambio.

El voto para el Parlacen

Ante los ojos de los ciudadanos,  el Parlamento Centroamericano (Parlacen) sirve de poco.   Más bien la percepción es que  sirve  de refugio para los gobernantes (y ex funcionarios)  cuando terminan su período de gestión ya que en el Parlacen gozan de inmunidad para el próximo período presidencial.   En las elecciones generales del domingo recién pasado el Parlacen contabilizó 459,499 votos nulos y 386,098 votos en blanco según lo señala el matutino Prensa Libre.   Pero,  los políticos sabidos de esa percepción ciudadana,  no nos preguntan si queremos seguir sosteniéndolo y siguen usando fondos públicos para mantener  algo que la ciudadanía ve como ‘’inútil’’,   según lo señala la columna periodística en mención.

Qué pasaría si se aprovechara la Elección General para preguntarle a la ciudadanía si quieren que lo cierren o no?  Pues usted  dirá estimado lector.   Si ahora en las elecciones pasadas (que no nos preguntaron) sacaron 845,597  votos en  blanco o nulos,  se imagina si nos preguntaran..!!   Los políticos creen saber más que la ciudadanía de lo que es bueno para el país y por eso no nos preguntan y continuamos sosteniendo al Parlacen teniendo tantas necesidades en materia de seguridad, hospitales, guarderías,  escuelas y demás instituciones débiles del país.

Proyecciones presupuestarias en EEUU

Un sitio que suelo visitar es la Oficina de Presupuesto del Congreso de los EEUU. Mucha información: evolución mensual de ingresos y gastos, impacto fiscal de los proyectos de ley o leyes sancionadas, etc. En estas diapositivas (14 páginas) se explica esquemáticamente cuál sería la evolución del gasto público del gobierno federal, sus ingresos y déficit fiscal con diferentes escenarios. ¿De qué dependen los escenarios que se han tomado en cuenta para las proyecciones? Dependen de si los sistemas de salud y jubilaciones se mantienen tal como están estructurados hoy o si habrá reformas en dichos regímenes. Tal como se menciona en el trabajo: el envejecimiento de la población y los crecientes costos de la salud obligarán a tomar decisiones en términos de políticas públicas. De lo contrario, de continuar tal como están diseñados los sistemas de salud y previsional, los ingresos se ubicarán, dentro de 10 años, en un 18% del PIB y los gastos (no financieros) por encima del 23%. Esas cifras corresponden al gobierno federal, es decir, sin considerar los niveles de gobierno estaduales y locales. La tendencia fiscal, de no mediar reformas, no es sostenible en el tiempo. Algo habrá que cambiar. En el trabajo se mencionan 3 alternativas que habrá que tomar indefectiblemente. Por lo general, en política cuando se enfrenta una crisis y se toman decisiones al “filo del abismo” no hay decisiones buenas o malas. Por lo general, hay decisiones peores y decisiones menos malas. De ahí la importancia de hacer los cambios necesarios antes de “tener la soga al cuello”. El problema, cuando hablamos del comportamiento de los políticos, es que habitualmente tienen una preferencia temporal sesgada hacia el presente. ¿Qué quiere decir esto? Que la mayoría de los políticos raramente están dispuestos a tomar decisiones que recién impactarán o tendrán sus consecuencias en el mediano o largo plazo. Para ellos lo que cuenta es el presente, ganar las próximas elecciones. Pero en algún momento, cuando no hay ya más margen para seguir endeudándose o emitir dinero, llega la hora de enfrentar decisiones duras. Probablemente el gobierno de EEUU esté en ese momento.

 

Pie de página: ayer hubo dos elecciones en EEUU donde se eligió a dos miembros de la Cámara de representantes. En Ohio y New York ganaron dos republicanos. La sorpresa fue que en el segundo de estos estados hacía 80 años que no lo hacía un republicano. Señales. Además, la bancada republicana no estaría dispuesta a aprobar el plan de estímulo para crear empleos que presentó el presidente Obama la semana pasada. El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner dijo: “Ha llegado el momento de eliminar la fracasada agenda de estímulos”. Son más señales que indican dos cosas: la primera, que la reelección para Obama se le hace cada vez más cuesta arriba; la segunda, que en un eventual triunfo republicano el año próximo podría cambiar la estrategia para enfrentar la crisis económica. De los mecanismos expansivos monetarios y fiscales quizás se cambie a un ajuste monetario y fiscal. Poner la casa en orden. Equilibrar el desequilibrio en las cuentas públicas y en el plano monetario.